cabecerablog

Un Gobierno trilero devalúa las Pensiones

El Gobierno del Sr. Rajoy ha decidido asestar un nuevo tajo a los salarios de los trabajadores. En esta ocasión al salario deferido, en el caso de los futuros pensionistas. Y también directo a los pensionistas del presente.

 

Desde el Ministerio de Empleo, y el propio Presidente del Gobierno, se juega con los conceptos: “congelación”, “revalorización”. Como si de trileros se tratase, mezclan estos conceptos con el objetivo de engañar a los trabajadores y pensionistas.

 

Cuando el Gobierno dice que no congelará las pensiones, la trampa está en hacer creer que quedan como estaban. Eso sería cierto si los precios de los alimentos, del transporte, de la luz o el gas no se incrementasen. Si los precios de los productos suben, el poder de compra del que sigue ganando lo mismo baja. Esto es una obviedad, pero el Gobierno y los medios de comunicación, lo trasmiten en un lenguaje confuso, al hablar de “desvinculación del incremento de las pensiones de la evolución del IPC”.

 

Incluso los expertos al servicio de las empresas aseguradoras, las más beneficiadas por el deterioro del sistema público de pensiones, afirman que la pérdida de poder adquisitivo será brutal. Es el caso del director de Vida, Pensiones y Servicios Financieros de AXA, Luis María Sáez, quien plantea que: “si durante dos años el IPC alcanza el 3,5% y el sistema presenta desequilibrios por razones de paro, todos los pensionistas, actuales y futuros, perderían más de un 6,25 de poder adquisitivo”.

 

Estamos ante un ejemplo claro de cómo se está utilizando la crisis como excusa para desmontar el Estado de Bienestar. España, es uno de los países de la UE que menos gasto dedica a pensiones, el 10,2% del PIB, frente a la media del 13,5% que dedican los países de nuestro entorno.

 

Con este recorte de las pensiones pretenden “ahorrar” hasta 33.000 millones de euros. Supongo que para compensar los más de 160.000 millones de euros que se han puesto a disposición de los banqueros, entre capital, avales, adquisición de activos, etc.

 

Garantizar que se recuperan los primeros 40.000 millones de euros del rescate, puestos a disposición de la banca para ser “saneada”, ya evitaría tener que detraer de las pensiones el citado “ahorro”.

 

Desde el punto de vista de FeS-UGT-Madrid, no se trata tanto de la búsqueda de un ahorro, como de continuar andando el camino para deteriorar el sistema público de pensiones, con el objetivo de fomentar los planes de pensiones privados.

 

Vivimos un momento de la historia en el que, hasta las monarquías, la holandesa lo ha hecho recientemente, se permiten cuestionar abiertamente el Estado de Bienestar. No como una indicación de lo que habría que hacer, si no como una reafirmación de lo que se está haciendo. Recordemos que los pilares básicos del Estado de Bienestar son: Pensiones, Educación y Sanidad. Me gustaría poder hablar de un cuarto pilar, la Dependencia, pero en nuestro país apenas si se inició el camino.

 

La demolición del Estado de Bienestar se está llevando a cabo mediante el deterioro galopante de sus pilares.

 

Volviendo al nuevo ataque del Gobierno a las Pensiones, hasta la forma indigna. Se pretende confrontar a los hijos con los padres, al establecer el “factor de equidad generacional”. Un factor que no tiene nada de equitativo.

 

El planteamiento del Gobierno está lleno de contradicciones:

 

Por un lado, bajo la falsa congelación de las pensiones (ya se ha dicho que no es congelación sino devaluación) a los pensionistas de hoy –padres y abuelos-, se quiere inducir a pensar que se garantizan las pensiones de los futuros pensionistas –hijos-.

 

Por otro, se introduce otro eufemismo, el “factor de sostenibilidad”, que es el que estudiará la esperanza de vida. Si el IPC ya es manipulado por la estadística oficial, quién puede garantizar que el índice de esperanza de vida se ajusta a la realidad. Además de que la esperanza de vida es un índice más que cuestionable, pues no es lo mismo la esperanza de vida de los ricos que la de los pobres; sin embargo el Instituto Nacional de Estadística (INE) no distingue la renta “per capita” a la hora de hacer sus cálculos.

 

Están transformando el sistema público de pensiones en un sistema de beneficencia, de pensiones mínimas como las no contributivas de hoy.

 

Si verdaderamente quisiesen garantizar las pensiones del futuro, debieran parar los ataques contra el nivel salarial de los trabajadores y establecer políticas de empleo, frente a las políticas de destrucción de empleo que el Sr. Rajoy y su Gobierno vienen imponiendo.

 

Otra fuente de ingresos puede ser por la vía fiscal. Complementando el déficit que se genera por el alto índice de paro, con impuestos a las rentas altas. Varios países de nuestro entorno lo hacen, es el caso de Francia o Dinamarca.

 

FeS-UGT-Madrid rechaza esta nueva medida que no obedece a las necesidades de los trabajadores: ni de los que trabajaron y contribuyeron, ni de los que trabajan y contribuyen. Es una medida que beneficiará a las compañías aseguradoras, las cuales ganarán un poco de cuota de mercado por los planes privados de pensiones que se hará una minoría que aún puede ahorrar.

 

Una medida que solo da satisfacción a quienes opinan que no hay que pagar impuestos, porque ellos no necesitan red pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


La utilización de este formulario supone la aceptación de las normas y políticas establecidas en el Aviso Legal de la web.

Comunicación