cabecerablog

Está en juego nuestra forma de vida

En el mes de mayo publiqué una artículo bajo el título: “La insaciabilidad de los mercados…” (puede leerse en este blog ). Es evidente que ya no precisamos teorizar a este respecto, pues estamos viviendo, en vivo y en directo, la voracidad e insaciabilidad de beneficio de los especuladores, banqueros y grandes inversores de todo pelaje, también conocidos como los “Mercados”.

Recordaba en aquel escrito el origen de la crisis en versión española: la liberalización del suelo, mediante la Ley 6/1998 de 13 de abril, sobre régimen del suelo y valoraciones; Ley del Gobierno de la nación, presidido por el Sr., Aznar, que produjo la “Burbuja Inmobiliaria”.

 

A los efectos de aquella acción de gobierno de los señores Aznar, Rato, entre otros, vino a sumarse la crisis financiera internacional, con epicentro en Wall Street. Producto de la caída de Lehman Brothers. Si bien, como hemos podido ver este verano, EE.UU., tiene otros problemas más profundos que Lehman Brothers, por ejemplo; que ellos solitos (la Administración norteamericana) acumulan más del 22% de toda la deuda mundial. Originada particularmente por los gastos militares (ver en este mismo blog el artículo de junio de 2010 “El origen de la crisis”). ¿Se estarán planteando los “Mercados” intervenir económicamente los Estados Unidos de América?. Según los parámetros económicos por los que se midió a Irlanda o Portugal, los mismos por los que se está midiendo a España e Italia, bien podría plantarse una intervención. Claro que eso tendría que hacerlo el FMI y este organismo económico está controlado por los USA, aunque lo presida una europea. Menudo lío.

 

Dejando a un lado la ironía. En estos cuatro años de crisis hemos visto como se ha entregado a los mercaderes españoles, pues nosotros tenemos nuestros propios “Mercados”, el 50% del sector financiero; las Cajas de Ahorros. Con excusas como: No tienen dueño y están en manos de políticos. Pues ya están cotizando en bolsa, luego ya tienen dueño: los accionistas. Y continúan en manos de políticos; o ¿acaso Rodrigo Rato nos es político? (ver en el blog el artículo de octubre de 2010 “Las cajas de ahorros, un regalo para quien nada necesitan”).

 

Hemos sufrido un nuevo ataque a las Pensiones Públicas. Del que hemos salido medio bien; gracias a la negociación del Pacto Social y Económico, el 50% de la población activa actual se jubilará a los 65 años, pero el otro 50% y las generaciones venideras se jubilarán a los 67. Por tanto, los sindicatos de clase, firmantes de dicho acuerdo, hemos contraído una deuda con los jóvenes trabajadores españoles, consistente en rebajar a futuro la edad de jubilación. Salvo la muerte pocas cosas son irreversibles.

 

Estamos asistiendo, en el momento de redactar este artículo, a un furibundo ataque a la Educación Pública, particularmente en comunidades autónomas como Madrid y Castilla La Mancha, por la vía de reducir gastos de personal, cuyo efecto será un deterioro de la calidad de la enseñanza de nuestros hijos e hijas.

 

Si al Sistema Público de Pensiones le sumamos la Educación y la Sanidad Pública, y la Ley de Dependencia, que en Madrid prácticamente no se aplica, estamos ante un brutal deterioro del Estado de Bienestar, pues: Pensiones, Educación, Sanidad, Desempleo y Dependencia son los pilares básicos de eso que conocemos por Estado de Bienestar.

 

Esta es la lógica de los “Mercados” y de quienes les siguen el juego: gobernantes, medios de comunicación, organismos económicos, analistas ¿independientes?, etc. Una lógica macabra incluso para los propios “Mercados”, quienes en su afán ilimitado de beneficio dislocan a los Estados Nación a los que prestaron dinero, es decir a sus clientes.

 

El caso más flagrante es el de Grecia, por ello es un ejemplo perfecto: Le conceden crédito, por la vía de la compra de bonos a distintos vencimientos, pero le imponen un tipo de interés que hace inviable la devolución del dinero prestado (el 69,551% para el bono a 2 años a fecha 12 de septiembre). En estas condiciones de máxima usura, no se pretende invertir, en realidad se busca, y lo terminarán consiguiendo, hundir a ese país en la más profunda de las miserias. Ponerlo de rodillas, para que entregue a los especuladores sus sectores estratégicos. Como bien explica Xavier Vidal-Folch en su artículo publicado en El País, el día 13 de octubre, bajo el ´titulo “El jarrón hecho añicos”, habría salido más barato condonar el 100% de la deuda a Grecia; 340.000 millones de euros, que lo que ha costado a los estados inyectar dinero a la banca; 407.000 millones de euros directos en el primer rescate bancario.

 

La lógica de los “Mercados” dice que hay que vincular salarios a productividad. Dicho de otro modo, que los sueldos de los trabajadores no se incrementen con los precios sino con los beneficios de cada empresa. O lo que es lo mismo, que el riesgo empresarial lo compartan empresarios y trabajadores; ¿en los años de “vacas gordas” no se le ocurrió a los mercaderes compartir el beneficio?.

 

La lógica de los “Mercados” sólo busca recortar costes salariales: ¿A quién le van a vender el producto fabricado, si se cargan el consumo?. Claro que más del 95% del capital invertido en el mundo es especulativo y no productivo.

 

La lógica de los “Mercados” pone de referencia a China e India como países competitivos, que incrementan su PIB por encima del 6% anual: ¿A qué coste social?. A costa de tener a la gran mayoría de su pueblo inmerso en el feudalismo, con situaciones de esclavismo en el siglo XXI. ¿Es esa la orientación hacia donde nos quieren llevar?.

 

Parece absurdo. El mercado es un lobo (con perdón para los cánidos) para el mercado.

 

Esta no es nuestra lógica. No es la lógica de quienes vivimos de un salario; no es la lógica de quienes viven de una pensión, tras toda una vida de trabajo; no es la lógica de los estudiantes, hijos e hijas de familias asalariadas; no es la lógica de los trabajadores autónomos; no es la lógica de la Mayoría Social; no es la lógica de FeS-UGT-Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


La utilización de este formulario supone la aceptación de las normas y políticas establecidas en el Aviso Legal de la web.

Comunicación